Kevin + The Nada + Liniers


Esta noche estuve en recital que ofrecieron Kevin Johansen + The Nada + Liniers. He aquí mi crónica.
Llegamos, el teatro Maipo estaba llenísimo de gente, ¡parecía que salían de todos los rincones! Un señor de bigotes súper raros nos cortó la entrada al saludo de : "¡Buen dííía!"... ¡A las 9:30 de la noche! Nos acomodamos en nuestros incómodos lugares (mi metrosesenta no era compatible con la altura de la butaca, por lo que mis diminutos pies colgaban). Se apagan las luces y la cosa prometía ser más o menos así: Kevin + The Nada tocarían esas canciones que ya todos sabemos y canturreamos con sonrisas mostradoras de dientes, mientras que Liniers (¿vale enamorarse de él aún un poco más?) dibujaba. Lo que no nos esperábamos era que Liniers estuviese sobre el mismísimo escenario trabajando sobre un mural enorme y bellísimo. La cosa no terminó ahí, no señores. Kevin desparramó chistes y anécdotas y dixits, fué más luego seguido por su ahora colega, mi amado Ricardo Siri, en las desvariasiones que suele sufrir mi otro amado, Johansen. El resultado: nos cagamos de la risa toda la noche, bailamos, conocimos a un Liniers cantante y humorista, con un final en el que - haciendo honor al histórico teatro porteño- se calzaron todos las plumas. Y me enamoré aún más de Li(li) niers (¿valía eso?).

¡Vamos a comer a lo Beto que nos hizo Guacamoleee, carne con frijoleee!

El seguimiento