Oh, si. Oh, si.

Debo decir, reconocer, aceptar que mal que me pese, nunca, nunca, nunca voy a dejar de querer a Cerati. He dicho.

El seguimiento