The Clapping Nazi



Denuncio públicamente, al señor Jorge Drexler de ser un fascista musical, disfrazado de hermano latinoamericano, integrador y pluralista.
Integrador mis calcetines, señor Drexler.
¿Quién se ha creído usted que es para decidir cuando su fervoroso público puede acompañar rítmicamente sus músicas con  partes de sus cuerpos y cuando no? ¿Donde se ha visto un músico con tanta sed de control sobre las emociones de su platea y las expresiones que las materializan? 
Usted podrá haber ofrecido un concierto técnicamente maravilloso, pero -citando a Ex-novio Oficialista en un ataque de incomprendido y ridículo cariño- : métase su autoritarismo (con marimba o cualquiera sea el medio físico por el cual se exprese) en el medio del orto.


UPDATE
los highlights de la noche:
a) He decidido comprarle un xilofón al Gordo Romántico.
b) Me comí un pan relleno de zanahoria, cebolla y queso del re-chupetazo.
c) I ♥ Seinfeld. Click here for The Soup Nazi.



El seguimiento