Ola de Indianolamiento de Madame Bovary.

Es que, buscando un momento propicio para que mis palabras sean fundadas, olvidé que la vida se escurre como agua entre los dedos. Ah! cuántas veces habré imaginado estas líneas, pajaros azarosos de frutado color! Cuántas veces, ensoñado, habré pronunciado tu nombre, sin enviar las letras después? Situacionome: mudado hállame hoy la noche, en el modesto y textil barrio de Flores. Mis días transcurren sobre una bicicleta rosa, perdido en la ciudad, sin saber exactamente qué tengo qué hacer ni a dónde tengo que ir. Las anginas consumieron mi semana pasada, pero recuperado heme ya, montado entre cajas y olores desconocidos, no encuentro la cocina. Ni que hablar de saber si duermo en una cama o es un modular lo que enmarca mis sueños, no recuerdo mi número telefónico.
Cómo felicitarte de manera certera! Sabía yo ya las novedades antes de ser anunciadas, gracias a un sexto sentido que me habita, de dudosa masculinidad. IOWA suena tan emocinante... y permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo! No te abuses de la situación, ni de la lejanía.

Cuando pensé que era el sentimiento noble del amor lo que nos empujaba a abrir esa puerta a la medionoche y encontrarte entre sueños.
Cuando nos sentábamos con desapego en ese comedor, apoyabamos nuestras cabezas sobre el vino de la pared, que todo lo contaminaba, incluso nuestras papilas.
Cuando tus pies falsamente fallecidos se asomaban entre las telas blancas, para más luego arrebatarnos las más abdominales risotadas.
Cuando caminábamos cansados después de luchar contra hordas de grasada mental en esa gran fachada.
Cuando nos pensamos, nos hablamos, nos fusionamos frente a una taza, una copa, unas hojas, acurrucamos nuestras existencias y se desprende un halo de ternura. En esos microsegundos, sé cuan vivos, frecos y cercanos nuestros efluvios están.

Marianita tiene aguante.

Hay una frase en Inglés que siempre, siempre, siempre me dió una humedad en el techo terrible.

"Ignorance is bliss. Bliss, ignorance"

This is what I call a (n almost) flawless blend.

Como todos sabemos el hipotálamo regula el hambre, la temperatura y el sueño.
Bien, aquí la ruptura de la regla.
El cuento número 8 de la colección que lleva por nombre - oh casualidad- Infierno Grande, ese que sugestivamente se conoce como Esa Cuestión de Orificios, le dió unas vacacioncitas al más arriba mencionado pordebajode y me reguló el sueño y la temperatura durante varias noches.
(Un saludo para todos los que me conocen, que ya saben que el pabellón uno causa estragos.
¡Fuera afeminados diseñadores, vengan a mí nerds con notebook en mano!).

La literatura y la matemática, o mejor dicho esos clásicos personajes de esas disciplinas, se encontraron en él y amasaron plastilina de colores.

Casualmente esta imagen me remite al otro, a Alicio.
Oh, cuanto le debemos.
(Eso último que usted acaba de leer es una digresión. Ya vuelve a su curso el texto. Es que me cuesta concentrarme).

Retomo, pero no como Lewis que re-tomaba (dicen las malas lenguas, ¿vió?).

Quedó una masa multicolor, homogenea en al que aún se pueden ver claramente las diferentes tonalidades.

Números imaginarios y aliteraciones.
Vaya combineta si las hay.
Sólo tangiblemente presente en Crímenes Imperceptibles.
Y totalmente trasparentes en el resto de la obra.
Una pincelada de azar por aquí, otra por allá.
¿Pero que es todo sino la comprensión de que aún dentro del azar hay patrones?

Aquí la primera pieza de la mixtura.

Infierno Grande

Guillermo Martínez

Gracias totales a Chadeaux.
Y lo invitamos a seguir colaborando con el Blog.

El seguimiento