Hormiguita Idiota

... y sí. Esto de convertirme en hormiguita empieza a tener consecuencias. Pongo el modo aleatorio en marcha y empiezan a aparecer esas cosas. Siento que me chupa el vórtice hacia el centro de las cosquillas que me han hecho sentir. Ellos, claro. Ellos, los que forman el polvo de estrellas, los que me acarician las cascaritas, los que escupen verdades, los que me saben. Claro, no voy tropezando con cuestiones de prioridades y valores (en el sentido más lineal de esas palabras) no, no. Más bien me dejo caer y voy recogiendo deliciosos frutos rojos.

La entrega del día: Orgasmo gastronómico (en las cercanías de la Villa 31)
Aí y Anette.


p/d: Claro que, como todo torbellino, no escatima en vaivenes. Pero esos, los que me sucumbutrulan los hemisferios cerebrales los dejamos para Marita. O no. No sé. Søren... ¿estás por ahí?
p/d 2: Casi me olvido... Pronto se viene la Entrega Número uno de Scatterbrain. Reservenlán en su kiosco amigo. Miren que de eso hay muuucho, muuucho.

4 comentarios:

  1. Tiene pinta a Oreo Madness de TGI Fridays, claro que por un quinto del precio y diez veces más onda.

    Lo de los torbellinos y vaivenes, Eeeeejhm. Valiente es el que lucha contra la comodidad.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay! ¡Que humedad en el techo!

    Y, no, no, mi querido Isil. Naaada de T ni de G ni de Fridays.

    Más bien de una señora de Ciudad Jardín que se saturó y se fué a vivir rodeada de duendes.

    ResponderEliminar
  3. un orgastronomico !!
    el concepto del siglo, si me permite.

    ResponderEliminar
  4. Le permito, le permito.
    Me hiciste sentir re-importante.
    "Orgastronómico" = Coinage. Faaaaaaaa!

    ResponderEliminar

Todos tenemos algo que decir.

El seguimiento