Doc






Anoche me pasó a buscar Marty McFly en el DeLorean.
Compramos una grande de muzzarela para llevar en Kentucky,
tuvimos una discusión acerca de las cervezas belgas y el café italiano.
Miramos un documental tirados en la cama, en jeans pero descalzos.
Hablamos también de la fatiga que nos traen estos viajes en el tiempo,
de lo frágil que queda el cuerpo, de lo macilento que nos dejan el espíritu.
"Mirá Marty, la verdad es que la pasamos muy bien vos y yo,
pero yo creo que vá siendo hora de que dejemos de vernos"








5 comentarios:

  1. Pero fueron al pasado o al futuro?

    Porque cambia mucho la cosa ahí.

    ResponderEliminar
  2. Uh. Golpe ahicito, donde más duele.
    Era el pasado, si eso es el futuro, sólo me queda volver a ver TVR y estoy sonada.

    ResponderEliminar
  3. El DeLorean ya volaba? Dato clave.

    ResponderEliminar
  4. El DeLorean vuela pelucas.

    ResponderEliminar
  5. Gatas y gatos buscan luz,
    los perros oscuridad,
    intuídos por la ansiedad de su instinto.

    Elementales del montón,
    intoxicados de pasión,
    sienten miedo al verme lejos de su niebla.

    Y la soledad,
    nos invita a escapar,
    por la gran puerta del mundo de hoy.

    Donde nadie ve,
    y pocos temen perder
    el hilo de su conmoción idiota.

    Esquivando el temor
    de la ficticia ficción,
    la ciudad se ha derretido en mi cabeza.

    Todo es oscuridad,
    alguien se aproxima a mi,
    no puedo ver si es evangelista o policia.

    Busco comprender,
    pero no me deja ver
    por la burocracia de su historia.

    Donde nadie ve,
    y pocos temen perder
    el hilo de su conmoción idiota hoy.

    ResponderEliminar

Todos tenemos algo que decir.

El seguimiento