Blogroll




Llego a casa a las 22:15
como una buena idiota me como unos
Chomp de chocolate antes de la cena.
Me cocino omelettes con queso y milanesas de soja.
Pienso en mis nuevos vecinos
en su juventud y sus niños
en sus extraños hábitos y sus gritos.
Nosotros también nos gritamos, pero de puro amor.
Me pregunto si ellos estarán molestos y
me prometo a mi misma amar con la boca cerrada.
Me acuesto y hablo por teléfono con mi novio.
Pienso en su boca al hablarme.
Los labios que se mueven, sus dientes,
los ojos que se fijan en algún punto de su playlist.
Siempre que hablamos por teléfono hay música fuerte.
Lo escucho y lo imagino y pienso que duerme conmigo,
que me caminamos por la calle, que cenamos,
que miramos películas y nos prestamos libros,
pienso en mis clases de stretching y su belleza.
Y de golpe soy una diva de los años 60.





4 comentarios:

  1. me gustó...amar con la boca cerrada, si!

    ResponderEliminar
  2. me conmovì con la frase "amar con la boca cerrada..." Lejanicaaaa!

    ResponderEliminar

Todos tenemos algo que decir.

El seguimiento