I miss you


"De cómo enojarse con bandas por su éxito comercial y demases" fué mi anteúltimo final en esta extensa y elaborada carrera hacia el snobismo profesional.



10 comentarios:

  1. Y extraño a Gabo, lo extraño, lo extraño.

    ResponderEliminar
  2. que pasa con los babasonicos, no te apetecen?

    ResponderEliminar
  3. Cariño-desagrado, así. He intentado unirme al malón de jóvenes advenedizas, pero fué en vano.

    ResponderEliminar
  4. Hija D me cayó con un noviete parecido a d´angelo, amor y repulsion ea ea

    ResponderEliminar
  5. ajajajajaja
    sos una genia


    yo estuve todo el día de ayer meditando sobre mi tesis, pero sabés qué me pasa últimamente? me mando las tropas a reprimir cada vez que vislumbro una idea maravillosa, basta ya! quiero ser rosa y perezosa!!!!

    ResponderEliminar
  6. Mmm yo pense que iba a haber una fotola mia turrita... bua bua, shanto desconsolado!

    Yo te quiero igual perruna. Calurosisimos muases desde la calurosisima BA.

    ResponderEliminar
  7. Bla bla bla.
    Rosa y perezosa.

    ResponderEliminar
  8. Luluíta,

    Yo tenía la teoría, en tiempos jóvenes y locales, que D'argelos me tiraba unas miraditas de amor/lujuria. Hasta que muy acertadamente, nos dimos cuenta que no eran para mi. Al menos no para mí solamente. Vea, señora, siempre estab acompañada por Waio, novio buenmozo y matemático del momento.

    Secre,

    Seamos rosas perezosas.

    Grix,

    ¡Por suerte usted está viva! ¡Como no extrañar a un músico como Gabriel Manenlli!

    ResponderEliminar
  9. uuuhhhhhiiiii mi decepción comenzó después de jessico, cuantas madrugadas en cemento, cuanto lugar chico lleno, quedaron atrás para mí, fueron lo más lindo de mis noventa y si se extraña se extraña.....

    ResponderEliminar

Todos tenemos algo que decir.

El seguimiento